Inicio > Chema, Tello Benitez, Trabajo Decente > Trabajo decente para reducir la pobreza y la desigualdad

Trabajo decente para reducir la pobreza y la desigualdad

El foro que se realizará en la UCAB es gratuito, indicaron Tello Benítez y José María Fernández, del comité organizador


La Universidad Católica Andrés Bello-Guayana realizará un foro sobre este concepto, introducido en 1999 por la Organización Internacional del Trabajo.

 Los 7 de octubre de cada año se realiza la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, una actividad organizada desde hace cuatro años por la Confederación Sindical Internacional. El término “trabajo decente” acuñado desde hace más de una década, es desconocido por buena parte de la población venezolana.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destaca que el concepto de trabajo decente, introducido en 1999 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “expresa el amplio objetivo de que mujeres y hombres tengan oportunidades de empleo productivo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad”.

Éstas son las principales características del trabajo decente, por lo tanto “un empleo decente está cubierto por la seguridad social y garantiza la protección de las leyes laborales, así como la posibilidad de expresarse a través de organizaciones de trabajadores libremente elegidas”. El trabajo decente es una de las vías para combatir la pobreza y, sin dudas, las desigualdades en la distribución del ingreso.

En el marco de esta jornada mundial, la escuela de Relaciones Industriales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) abrió un espacio para realizar un foro sobre el trabajo decente, como una estrategia de la OIT para combatir la pobreza. La actividad se realizará el próximo 14 de octubre en el auditorio de la biblioteca de la casa de estudios, de 7:30 de la mañana a 12:00 del mediodía.

El foro será instalado por el rector de la UCAB, José Virtuoso. Intervendrán como ponentes José María Fernández, doctor en formación, empleo y desarrollo; León Arismendi, profesor de derecho del trabajo de la Universidad Central de Venezuela y miembro del Instituto de Desarrollo de la Gerencia Económica y Social (Ideges), e Ismael Pérez Vigil, asesor de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria).

Trabajo precario
A juicio del abogado Eleuterio Benítez, el trabajo decente debería ser una de las banderas de los sindicatos, sobre todo en gobiernos como el de Venezuela con poco interés en aplicarlo.

La Declaración Universal de Derechos Humanos pone las bases del derecho al trabajo decente en su artículo 23, en el que se señala que “Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo”, destaca la Cepal.

Además, el primer objetivo de Desarrollo del Milenio es erradicar la pobreza extrema y el hambre. La Meta 1B es “lograr empleo pleno y productivo, y trabajo decente para todos, incluyendo las mujeres y los jóvenes”, de modo, que el término es de gran importancia en el ámbito laboral.

Benítez destacó que existen experiencias positivas en países como Brasil, en donde se elaboró un listado de indicadores para monitorear y elaborar un perfil del trabajo decente. En 2003, señala la Cepal, antes de que las Naciones Unidas adoptaran la nueva meta de empleo, se propuso en Argentina un objetivo adicional a nivel nacional sobre la promoción del trabajo decente, que incluye la meta de incrementar la cobertura de la protección social.

El caso venezolano es particular. “No solo la mayoría de los trabajos no son decentes sino que hay un incremento del trabajo precario, la situación es sumamente grave y si evaluamos aspectos como la libertad sindical, la situación es peor”, indicó el abogado.

“El trabajo decente es un compromiso del Estado y el próximo Gobierno tiene que luchar por esto”, añadió, al explicar que el Gobierno actual niega la realidad de las organizaciones empresariales y sindicales y no dialoga. “Los sindicatos están muy divididos y la mayoría de los trabajadores no está sindicalizado”, expuso.

“La tarea es grande sobre todo para el movimiento sindical”.

Estrategia efectiva

El doctor en formación, empleo y desarrollo, José María Fernández, destacó que el trabajo decente pasa por una serie de condiciones, entre las que destacan empleos de calidad y en cantidades suficientes; ingresos suficientes para una vida digna; seguridad en el empleo; formación permanente; fortalecimiento sindical y negociación colectiva y participación de los trabajadores en decisiones de política económica y social.

Asimismo, precisó, diálogo social y tripartita entre trabajadores, empresa y Gobierno; protección social en el empleo y la sociedad, y condiciones de libertad y equidad.

“Esta es una estrategia para la superación de la pobreza. No creo que haya una estrategia diferente para esto”, recalcó.

Fernández toma como ejemplo el caso de Brasil, en donde 40 millones de personas fueron sacadas de la pobreza, dijo. “Eso no lo consiguen las políticas asistencialistas”.

El estudiante de cuarto año de Relaciones Industriales de la UCAB, Francisco Gutiérrez, explicó que todos los años realizan junto al campus de Caracas un modelo de la OIT, en el que han reforzado la importancia del trabajo decente. En el modelo participan, de manera simulada, trabajadores, Gobierno y empresas.

“El trabajo decente es el núcleo del cual parte todo lo demás. Un trabajo puede ser productivo pero también digno”, indicó.

En un escenario como Guayana, asiento de industrias tanto públicas como privadas, así como de profundo malestar por el incumplimiento de convenciones colectivas, amenazas a la libertad sindical, desigualdad y ascenso de la precariedad laboral, el foro encuentra un espacio oportuno.

Cuatro ejes

El Programa de Trabajo Decente de la OIT tiene cuatro objetivos estratégicos: crear trabajo, garantizar los derechos de los trabajadores, extender la protección social y promover el diálogo social.

“El trabajo decente refleja las prioridades de la agenda social, económica y política de países y del sistema internacional. En un período de tiempo relativamente breve, este concepto ha logrado un consenso internacional entre gobiernos, empleadores, trabajadores y la sociedad civil sobre el hecho de que el empleo productivo y el trabajo decente son elementos fundamentales para alcanzar una globalización justa, reducir de la pobreza y obtener desarrollo equitativo, inclusivo y sostenible”.

Para más información: www.ilo.org/spanish

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: