Inicio > Democracia educación y trabajo, Tello Benitez > DEMOCRACIA, EDUCACIÓN Y TRABAJO / Un gobierno sedicioso. Por: Tello Benitez

DEMOCRACIA, EDUCACIÓN Y TRABAJO / Un gobierno sedicioso. Por: Tello Benitez

Reiteradamente vemos tanto al Presidente de la República como a otros funcionarios de la administración pública, bien sean del Ejecutivo o del Legislativo, que son militares, y que participaron en dos golpes de Estado -4F y 27N de 1992- acusar a sus adversarios políticos de querer dar o participar en un supuesto golpe de Estado.

Con estas constantes y reiteradas denuncias y acusaciones pretenden ocultar su reciente pasado golpista, pero al mismo tiempo disfrazar sus eventuales intenciones del mismo tipo, pero ahora desde el poder, propósito que han venido preparando al actuar sediciosamente al margen del contrato social que la sociedad venezolana se dio mediante referéndum en diciembre de 1999: la Constitución de 1999.

Para quienes se les olvida quiénes son los que circunstancialmente comandan los destinos de la nación, pueden leerse el libro del general de división Darío Jiménez Sánchez, Los Golpes del Estado desde Castro hasta Caldera (1996), fundamentado en documentos de la propia Fuerza Armada, y que en su página 206, refiriéndose a la asonada militar del 4 de febrero de 1992, al narrar los hechos, dice lo siguiente: “Los cañones engrasados, los fusiles con su conjunto móvil impecable, botas de campaña nuevas o arregladas, de hecho es la parte del vestido más difícil, más escasa, los oficiales nerviosos e impacientes, “no todos los días se tumba un gobierno”, a los aviones se les ha hecho el prevuelo, Chávez, Arias, Acosta, Urdaneta, Ortiz, Reyes, Visconti, esperan, los soldados no tan preocupados, muchos piensan que van a hacer prácticas de tiro, otros saben lo que sucederá por rumores. Es la madrugada del 3 de febrero de 1992.

El capitán Gerardo Alfredo Márquez en compañía del teniente de comunicaciones José Ornelas Ferreira ha contratado 12 autobuses en el terminal de Maracay, no les ha dicho a los choferes el destino, les ha ofrecido pagar por adelantado, éstos creen haber hecho el gran negocio, no tenían idea hacia dónde iban, era preciso contratar vehículos civiles, así la llegada a Caracas no despertaría sospechas, aparte de que era una medida que se tomaba regularmente pues aunque parezca incierto nuestros batallones de paracaidistas no contaban con vehículos para su transporte”.

Los párrafos en cursivas forman parte de la introducción al informe “Acciones y órdenes del comandante general del Ejército en relación a los hechos de sublevación militar acontecidos en el país los días 3 y 4 de febrero de 1992”. En el libro aparecen retratados de cuerpo entero los golpistas que hoy acusan a sus adversarios políticos precisamente de golpistas.

No son aisladas ningunas de las decisiones que ha tomado el gobierno y particularmente el Presidente de la República, asesorado por Fidel Castro, de crear, al margen de la Constitución un quinto componente de la Fuerza Armada Nacional como como son las milicias, y ponerlas, a su vez, bajo su mando directo a través del jefe del comando estratégico operacional, por ejemplo.

No es aislada la operación secreta que venían adelantando, de trasladar las reservas internacionales de la nación a otros países supuestamente más seguros, ante hipotéticas medidas de congelamiento por parte de Estados Unidos y Europa. Todo está concatenado.

El profesor del Cendes y Faces-UCV, economista Ángel García Banchs, dice en un artículo publicado en el portal La Patilla, que “resulta muy alarmante que el gobierno tema que se congelen las reservas como a Libia, pues ello hace pensar que las autoridades saben algo que el resto del país desconoce, o que esperan acontecimientos futuros que las pongan en riesgo, afectando la economía y la paz nacional”. Estimado amigo García Banchs, conociendo a estos personajes, que incluso, con las reservas de la nación, actúan a las sombras de la noche, es más que lógico pensar que en la cabeza de los mismos anida la idea de no entregar el poder en caso de perder las elecciones. Esta es una de las cosas que no se ha dicho con meridiana claridad, aunque pudiera incluirse cuando usted dice, “o que esperan acontecimientos futuros que las pongan en riesgo, afectando la economía y la paz nacional”.

Las reglas democráticas y constitucionales son muy claras. Quien pierde una elección debe entregar el poder como un acontecimiento normal y más bien de orgullo democrático. Las fuerzas democráticas cuentan con un factor favorable, estos señores, así como no saben gerencial una arepera, una cementera, una cooperativa, un supermercado, una procesadora de aluminio o extractora de oro con los precios actuales, etc., también hicieron evidente que, incluso, dando golpes de Estado son malos. Fracasaron el 4F y el 27N. Sin embargo, está prohibido confiarse. Es justo destacar que en los acontecimientos contra las instituciones en febrero y noviembre de 1992 las Fuerzas Armadas leales a la Constitución se impusieron holgadamente.

Abogado. Ex vicepresidente de la Comisión de Defensa

Twitter: @tellobenitez

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: