Inicio > Chema, Educacion y desarrollo > Modelo de desarrollo para Ciudad Guayana / Por: José María Fernández

Modelo de desarrollo para Ciudad Guayana / Por: José María Fernández

Asistí los días 12 y 13 de mayo al XI Foro Guayana Sustentable que versó sobre el “Modelo de desarrollo para Ciudad Guayana”, organizado por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Con ese tema, la pertinencia y calidad de los ponentes, y la gratuidad del evento era de esperarse una nutrida asistencia de empresarios, sindicalistas, profesores universitarios, dirigentes políticos, representantes de la sociedad civil. Sin embargo no fue así. Afortunadamente el auditorio se completó con estudiantes de la misma institución que buscan inquietos pistas que descifren su futuro.

Los ponentes cumplieron cada uno su papel. Pero faltó algo: no se mostró la profunda crisis que está sufriendo la ciudad y que describió descarnadamente Eliecer Calzadilla en su artículo de opinión de Correo del Caroní del pasado 15 de mayo: “La derrota de Guayana”. Como él afirma: “Hay miedo en esta ciudad. Hay una alienante y extendida conducta sumisa que omite la discusión de estos temas. Hay un nostálgico culto al pasado que contribuye a nublar el actual estado de cosas”.

Pero yo atribuyo el conformismo de los guayacitanos a otra razón adicional: Ciudad Guayana hoy día no es autosustentable pero el Fisco nacional cubre las inmensas pérdidas de las más de 20 industrias estatales, manteniendo además una abultada nómina improductiva. Las factorías calculan el presupuesto del año siguiente con el estimado de pérdidas y el Gobierno nacional cubre los déficits de las mismas. La asignación presupuestaria para la CVG y sus empresas para el ejercicio del año 2011 es de 23.428 millones de Bs., casi la misma cantidad que todo el situado Constitucional de todas las gobernaciones del país que alcanza a 26 mil millones de Bs. Mientras se mantenga ese chorro de dinero hacia Ciudad Guayana no se notará en toda su profundidad el abismo en el que hemos caído. Por ello es urgente incitar a la discusión sobre el presente de nuestra ciudad y sus perspectivas de futuro.

Quizás lo más interesante del foro Guayana Sustentable fueron las cuatro mesas de trabajo que se formaron el último día y que formularon propuestas y compromisos por parte de los participantes. La mesa que trató sobre el modelo económico comenzó por ponerse de acuerdo con respecto a la conceptualización de dos modelos: “Polo de de Desarrollo” y “Desarrollo Local”.

Ciudad Guayana fue uno de los lugares del mundo donde con más precisión se ejecutó el modelo de Polo de Desarrollo ideado por el economista Francois Perroux. El diseño de este modelo es un instrumento de política económico-social que persigue la dinamización de un territorio mediante la fijación de grandes capitales en centros productivos motrices como pueden ser la producción de acero, aluminio y electricidad. Esta construcción industrial en un territorio requiere de capital humano, clientes y proveedores que generan un dinamismo económico en torno a estas grandes factorías. Pero advierte Perroux, así como el polo es foco de prosperidad se puede convertir en un centro de estancamiento cuando las estructuras industriales comienzan su declive.

Esto es lo que está ocurriendo en Guayana. Se ejecutó el plan inicial con un éxito reconocido y trabajadores, empresarios, comerciantes, universidades nos acostumbramos a ser proveedores de las grandes empresas. Identificamos a Guayana con la “Zona del Hierro”, con la ciudad de las “Industrias Básicas”. No concebimos crecimiento fuera de este paradigma. Y cuando ese emporio industrial comienza a parecerse más a un cementerio nos hallamos desconcertados sin encontrar un horizonte hacia el futuro.

El Polo de Desarrollo es asimismo una herramienta para la toma de decisiones del Gobierno central que obedece a unas políticas nacionales. En el caso de Guayana, el Ejecutivo nacional decidió siempre para bien y para mal lo que debía hacerse en esta ciudad. Desde Caracas se decidió la construcción de las industrias, la reconversión, la privatización, la estatización, la destrucción de la CVG, la conversión de la ciudad en socialista, el apagón de medio Sidor y Venalum y aceptamos todas las medidas como meros espectadores.

Cuando este territorio estaba despoblado la cosa tenía sentido. Pero, después de 50 años, tiene casi un millón de habitantes y los actores sociales debemos ser capaces de diseñar y decidir nuestro propio modelo de desarrollo explotando todas las potencialidades de la localidad basándonos en nuestros recursos y nuestra capacidad para emprender, innovar y asociarnos en función de construir una ciudad con visión de futuro.

Vienen tiempos difíciles para Guayana. Si no somos capaces de confrontar la situación actual, de cambiar los gobiernos nacional, regional y local por otros que lideren los cambios, si no logramos acuerdos sociales básicos para relanzar la región, el eterno sueño de “El Dorado” que creíamos haber alcanzado, se habrá esfumado de nuevo.

fernandar@cantv.net

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: