Inicio > Americo De Grazia, La Causa R > Destitución de Chancellor obedece a patrón militarista

Destitución de Chancellor obedece a patrón militarista

El pueblo de Sifontes debe tener paciencia, y “nosotros tenemos que aplicar la sensatez: nosotros no estamos propiciando una carnicería. No somos unos tirapiedras, unos aventureros políticos”. Habló en nombre de las fuerzas democráticas de la región Américo De Grazia, diputado electo a la Asamblea Nacional, quien identifica en la destitución del alcalde Carlos Chancellor “el perfil cuartelario, militarista y contrario al espíritu civilista de la democracia” del Gobierno nacional, copiado además por las autoridades regionales que obedecen la línea de Miraflores.

∙ “¿Con qué bandera llegó el oficialismo a gobernar este país por 12 años? Con la bandera de la democracia participativa y protagónica. ¿Ah, lo participativo y protagónico es cuando los aplausos están de aquel lado? ¿Pero cuando los aplausos no los favorecen entonces usan los cuarteles?”

Desde la cárcel, el 23 de noviembre de 2008, Carlos Chancellor resultó electo como alcalde del municipio Sifontes. 63,52 por ciento de los votantes escogió al candidato del PPT como representante ejecutivo de Tumeremo. 639 días después la Cámara Municipal de Sifontes declara la ausencia absoluta en el cargo del político opositor… desde la Comandancia de la Guardia Nacional Bolivariana, en Tumeremo.

“Es un hecho nunca antes registrado en la historia de Venezuela desde Cristóbal Colón a la fecha; el que recuerde algún dato bueno que nos lo presente porque no lo conocemos y no está registrado en los anales de la historia de Venezuela”, reitera el diputado electo por el circuito 3 a la AN, Américo De Grazia.

“Es un hecho extremadamente grave y que demuestra el perfil cuartelario, militarista y contrario al espíritu civilista de la democracia. Aquí estamos ante un hecho insólito, ante un eventual golpe de Estado. Todas las características de un golpe de Estado se dieron…”

– Excepto que no fueron los militares quienes quitaron del poder a Chancellor…

– Sí, pero utilizaron a los militares.

– Cuando dice que utilizaron a los militares ¿se refiere a…?

– Los utilizaron como sede y como custodia. El nuevo alcalde interino y golpista fue escoltado por seis convoyes del Ejército y por la Policía del estado Bolívar.

– ¿Había razones? ¿Puede argumentarse que los ediles se sintieron amenazados y por ello recurrieron a la fuerza pública?

– ¿Con qué bandera llegó el oficialismo a gobernar este país por 12 años? Con la bandera de la democracia participativa y protagónica. ¿Ah, lo participativo y protagónico es cuando los aplausos están de aquel lado? ¿Pero cuando los aplausos no los favorecen entonces usan los cuarteles?

¿Sesionará la AN en el Fuerte Tiuna (FT) cuando se percaten de que perdieron el pueblo, porque ya no son mayoría? ¿El CLEB funcionará en la Quinta División de Infantería de Selva, en Ciudad Bolívar; el Concejo Municipal de Caroní funcionará en Core 8, donde está la GNB, cuando entiendan que ya no tienen al pueblo, como ocurrió en Tumeremo, donde el pueblo está del lado del alcalde electo? Que de paso es el alcalde con el mayor porcentual de votos en Venezuela.

…Unas elecciones (2008), en las que el oficialismo ganó por gran mayoría…

– No solamente eso. Chancellor no pudo hacer campaña, porque estaba en una celda. No hubo forma de que el hombre hiciera campaña.

– ¿Cuál es el ambiente que se respira de Tumeremo ahora?

– Una tensa calma. Hay mucho miedo, por supuesto. Toda la ciudad está militarizada. La gente ciertamente teme por su vida. Y nosotros tenemos que aplicar la sensatez: nosotros no estamos propiciando una carnicería. No somos unos tirapiedras, unos aventureros políticos. En 1981, 13 de noviembre, el presidente de Sutiss se llamaba Andrés Velásquez; ese sindicato fue intervenido por Fetrabolívar y Fetrametal en aquel entonces en un golpe de Estado sindical, que tampoco tenía precedentes en Ciudad Guayana. Todo el mundo pensaba que nosotros, La Causa R, quemaríamos Sidor. No. Esperamos pacientemente siete años para recuperar el sindicato y en el octavo año Guayana y los sidoristas graduaron a Velásquez de gobernador. Por eso pedimos paciencia al pueblo de Sifontes, amparados en esa lucha que hemos sostenido en Guayana por más de 30 años…

– Más allá de su presencia ¿sostuvieron los militares las armas con el dedo en el gatillo, apuntaron a alguien, tuvieron derecho a la palabra?

– No. Los militares como dicen ellos: ni se ofrecen ni se niegan: cumplen órdenes. Seguramente no siguen órdenes de un concejal, porque no tienen incidencia en las Fuerzas Armadas. Eso es una instrucción del régimen, por Francisco Rangel Gómez, que sí tiene incidencia, porque tiene vínculos directos con Miraflores y con Tumeremo.

– ¿De quién depende el cambio de lugar de sesión de la CMS?

– De los concejales. Yo he sido alcalde, presidente de la cámara municipal, concejal y parlamentario, de manera que eso no es así. Esto tiene un protocolo: en una sesión ordinaria -que sería el próximo lunes- convocarían a una extraordinaria que ellos dispongan. Lo que me parece una novedad es que lo hagan dentro de un cuartel, y si lo hacen en un cuartel es porque le temen al pueblo. Fíjate tú: el Presidente tuvo que construir su propio estadio dentro del Fuerte Tiuna porque no puede ir a ver un Caracas-Magallanes en el Estadio Universitario (de la UCV), que es adonde va el pueblo. Eso no ocurrió ni siquiera a los emperadores romanos, que supuestamente eran odiados por sus ciudadanos; ellos iban todos los domingos al Coliseo.

– De ser ciertas la acusación al gobernador y el calificativo de “golpe de Estado”, sería un hecho muy preocupante para el país. Ayer mismo Venezuela firmó en la XX Cumbre Iberoamericana la cláusula democrática, que condena los golpes de Estado…

– Cuando decimos que hubo un golpe de Estado es porque prestaron su sede. Nunca en la vida ha ocurrido un hecho similar, ni siquiera en la época de (Marcos) Pérez Jiménez, ni de (Juan Vicente) Gómez y ni del resto de militar. Es un hecho insólito que la CMS tenga que utilizar una sede militar para poder legislar. Es el doble discurso de la democracia participativa y protagónica. Hablan de golpe de Estado, tildan a todos de golpistas, pero ellos son los primeros golpistas: no sólo participaron el 4 de febrero y el 27 de noviembre, sino también fue un golpe de Estado lo que le dieron a Antonio Ledezma, en la Alcaldía Metropolitana; también es un sicariato político lo que hicieron al compañero Aquilino Márquez, en El Palmar. (…) porque son golpistas profesionales. Estamos ante un régimen efectivamente forajido y además ante un gobernador que se escuda tras los uniformes militares de la GNB para hacer tropelías.

– Usted hace una lectura sobre el desconocimiento de figuras de alcaldes y de gobiernos un 5 de diciembre cuando se escogen dos gobernadores y 11 alcaldes y por otro lado llama a la calma…

– Nosotros vamos ahora a otra etapa en la que debe reinar la cordura. Quiero recordar que el primer trimestre de 2011 habrá elecciones de concejales y esos ediles que hoy ocupan las curules tendrán que enfrentarse al juicio popular del voto. Nosotros no podemos tirar un pueblo a la calle como carne de cañón.

– El viernes por la mañana ya calificaban como “golpe de Estado, sicariato político”, luego la CMS suspendió la sesión y hubo un ambiente de victoria; el sábado ocurre la declaración de ausencia absoluta. ¿Esta decisión es realmente sorpresiva?

– No. Para citar a Winston Churchill: “El peor pecado para un político es la ingenuidad”. Aquí no hay ningún acto de ingenuidad, sino de paciencia. Por supuesto más o menos calculábamos esto porque tenía y tiene sus manos metidas en esto, el gobernador del estado Bolívar. Él mueve dinero, poder, tentáculos… fue el gobernador el que consiguió que las instalaciones de la GN. Es obvio que no podíamos pensar que las teníamos ganadas. Ahora, acudiremos a los tribunales con un recurso de amparo. Seguiremos con el juicio de Chancellor y trabajaremos de manera especial para la victoria necesaria de los concejales en el municipio Sifontes; eso podría restituir el daño causado que estos ediles hicieron.

– Que son los mismos ediles a quienes Chancellor se dirige en un comunicado de prensa el jueves por la noche y afirma saber “de la honestidad del concejal (Jesús) Malavé y de los demás concejales de Sifontes” y les exhorta no dejarse influenciar…

– Carlos está haciendo lo que cualquier gobernante sensato: llama a la cordura y a confiar en las instituciones, que no se salgan del carril constitucional.

– En todo caso sí que es cierto que de acuerdo con el artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal está permitido legalmente.

– Están permitidos si hay sentencia firme. Quedan dos instancias más, entre ellas el Tribunal Supremo de Justicia y en consecuencia no podían tomar esa decisión. El otro elemento que es válido ponderar es que nunca pudieron nombrar a un concejal porque está prohibido en la ley; tenían que escoger a alguien del tren ejecutivo (…). El acto que ellos hicieron ayer (sábado) ya lo habían materializado al cumplirse los 90 días (…). Tenían (los ediles) que esperar la sentencia firme: No hay ausencia absoluta.

Ausencias temporales y absolutas

El artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal establece: “Las ausencias temporales del Alcalde o Alcaldesa serán suplidas por el funcionario de alto nivel de dirección que él mismo designe. Si la ausencia fuese por un período mayor de quince días continuos, deberá solicitar autorización al Concejo. Si la falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, el Concejo declarará si debe considerarse como ausencia absoluta.

Cuando la falta del alcalde o alcaldesa se deba a detención judicial, la suplencia la ejercerá el funcionario designado por el Concejo dentro del alto nivel de dirección ejecutiva.

Cuando se produjere la ausencia absoluta del alcalde o alcaldesa antes de tomar posesión del cargo o antes de cumplir la mitad de su período legal, se procederá a una nueva elección en la fecha que fije el organismo electoral competente.

Cuando la falta absoluta se produjere transcurrida más de la mitad del período legal, el Concejo designará a uno de sus integrantes para que ejerza el cargo vacante de alcalde o alcaldesa por lo que reste del período municipal. El alcalde o alcaldesa designado o designada deberá cumplir sus funciones de acuerdo al plan municipal de desarrollo aprobado para la gestión (…)”.

Correo del Caroni

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: