Inicio > Andres Velasquez, Elecciones parlamentarias 2010, La Causa R > Andres Velasquez: “La unidad llegó para quedarse”

Andres Velasquez: “La unidad llegó para quedarse”

Para el candidato principal por la lista regional y el circuito 1 del estado Bolívar, Andrés Velásquez, la verdadera reconstrucción de Venezuela comenzará luego de la salida de Hugo Chávez del poder. Mientras tanto, aspira devolverle la majestad a los poderes trabajando de manera ardua en la Asamblea Nacional.

En algún momento de la entrevista, la memoria le falla: “en las elecciones de gobernadores de diciembre del 88 intentaron desconocer los resultados. Hubo la disputa pero, finalmente, ganamos. Se hicieron todo tipo de triquiñuelas, pero el pueblo estaba dispuesto a cambiar”.

Obviando que ese proceso (que lo llevó a ser el primer mandatario regional de Bolívar elegido por votación popular) fue celebrado el domingo 3 de diciembre de 1989, Andrés Velásquez prefiere enfocar esa idea en una percepción que, cual déjà vu, manifiesta tener 21 años después.

“Ese ambiente que respiré en aquel momento, es el que se percibe en Guayana. Hay un ambiente de cambio. En aquel tiempo se le regalaban cosas a la gente, y hoy anda el chavismo desesperado, regalando Tosty arepas, microondas y lavadoras chaca-chaca. Creen que con eso van a cambiar la convicción del pueblo, pero el ambiente que se respira es de saturación hacia un régimen que lo que hace es ofrecer y hablar paja”.

Nuevamente candidato, pero esta vez a diputado, Velásquez encabeza, además de la lista regional, las aspiraciones nominales en el circuito 1. Las convicciones, asevera, son las mismas, aunque los tiempos son distintos y sus propuestas están adaptadas a los requerimientos de una Venezuela que diagnostica a punto de colapso.

– La unidad que se logró, ¿es circunstancial o perdurará?
– Todos conocemos la historia. No ganamos la Gobernación en 2008 porque no se concretó la unidad. Nuestra consigna hoy es “ahora sí: unidos ganamos”, porque esta vez, desde el punto de vista electoral, hemos ganado la unidad que no fue fácil porque había discusiones, pero al final logramos que 33 organizaciones se pusieran de acuerdo. Eso fue importante porque al final privó la madurez y el interés por Venezuela y la región frente a cualquier interés particular. Desde mi punto de vista, la unidad no sólo debe ser asumida como una estrategia electoral, sino que debe entenderse como un planteamiento estratégico para rescatar o reconstruir a Venezuela frente al odio generado, frente a la polarización, frente e la exclusión, frente a la persecución política que ha desatado el régimen que ha desatado el Gobierno, creo que hay una manera de recomponer el país y de reconciliarlo, y eso tiene que ser por la vía de la unidad. De modo que creo que la unidad llegó para quedarse un buen tiempo.

– ¿El último escalafón para consolidar la unidad en Bolívar fue la reconciliación entre Andrés Velásquez y Antonio Rojas Suárez?
– Sí, sí. Hay una férrea unidad en Ciudad Guayana, yo diría que es indestructible, y esa es parte de la fortaleza. El planteamiento de unidad que no se logró en 2008, es parte de la victoria o el éxito que vamos a tener, porque se logró la unidad, y no de boquilla: se logró de verdad, y cuando me paro al lado de Rojas Suárez y nos tomamos de la mano, lo que queremos es darle una demostración a los guayaneses de que ninguna diferencia, por grande que sea, está por encima del interés nacional o de la región. Ojalá el chavismo pudiera entender eso, pero no lo entiende: o son ellos, o es nadie. Los demás se excluyen.

El punto es…

– Menciona constantemente a la inseguridad como el aspecto principal de la propuesta legislativa. ¿Qué más hay?
– La unidad está comprometida a echar adelante la Ley de Desarme y Control de Armas, que es una ley proactiva porque nos permitirá intercambiar con incentivos. Lo otro es la discusión del Plan de Seguridad Ciudadana Nacional. En este aspecto, La Asamblea Nacional debe fomentar la convergencia de varios sectores para la solución de ese problema.

Hay otra cosa que para mí es fundamental: cambiar la relación entre los ciudadanos y la riqueza petrolera, porque tenemos que estar claros en que Venezuela va a seguir siendo un país petrolero y no otra cosa, y por eso hay que clarificar algo: ¿de quién es el petróleo en Venezuela? Se dice que es de los venezolanos, pero cuando vas a la realidad, no es de los venezolanos, es del gobierno de turno.

– Es decir, ¿la creación de alternativas no petroleras para el país es pura retórica?
– Eso es puro cuento. Venezuela es y seguirá siendo un país petrolero, y la primera cosa sensata que debe hacer cualquier gobernante es reconocer esa realidad, así como tenemos que reconocer que Guayana es y será un estado minero, y no agrícola.

Con esta mal llamada revolución, nuestra dependencia de esta renta petrolera llegó, prácticamente, a 100 por ciento. Nuestros ingresos hoy son 90 por ciento petroleros. Es más, Guayana, que era un emporio y un desarrollo alternativo, se vino al piso, al punto que hoy, de la Cantv, tenemos que auxiliar a estas empresas.

– ¿Qué vacuna propone para revitalizar las empresas básicas?
– Buscarles recursos y salvarlas de la corrupción. Ponerle una verdadera gerencia. El control que debería aplicarse en las empresas es el control obrero contra la corrupción. Lo otro es puro cuento, porque mientras no haya recursos, no hay control obrero.

– Si es correctamente concebido, ¿se puede seguir planteando el control obrero?
– Sí. Ese sería aquél en el que los trabajadores participen sin barreras de color político, donde elijan, que tengan los recursos y puedan determinar lo que más les convenga desde el punto de vista de comercialización. Aquí no; aquí está el control obrero, pero decido en Miraflores lo que voy a hacer. Incluso, el control obrero es excluyente. ¿Cuáles son los obreros en la siderúrgica o las empresas del aluminio? Allí, obreros como tal no existen: son trabajadores especializados, y trabajadores de esas empresas son subgerentes, los que están en las líneas de producción, empleados de oficina. Este control obrero es discriminatorio, porque tú pudieras hablar de “control de los trabajadores”.

Sin razones para temer

– ¿Cómo lidia con el hecho de que en las empresas básicas se piensa que usted traicionó a los trabajadores e, incluso, se insista con que vendió la Presidencia?
– Bueno, esa es una campañita de descalificación de manera interesada. Doy gracias a Dios por que los trabajadores están, de alguna manera, cambiando de opinión. Mientras estuve en la Gobernación, la siderúrgica no fue tocada porque me opuse a su venta. Dos años después la privatizaron: tuvieron que esperar que yo saliera. En segundo lugar, las cosas que se pudieron salvar a favor de los trabajadores con la privatización, las logramos nosotros en el Asamblea Nacional: acciones clase B, el fondo Guayana, los arreglos para los trabajadores que se quieran acoger al corte de trabajo, y todo eso se logró en la Asamblea Nacional.

Luego de eso, está el planteamiento de si Andrés vendió las elecciones, que si Andrés nos traicionó: bueno, ¿de dónde sale eso? Sale de mis adversarios políticos, que quisieron enterrarme políticamente, y, gracias a Dios, aquí estoy. Ha habido habladurías de pendejadas tipo “Andrés tiene esto, Andrés tiene aquello”, como decir si tengo aviones y mansiones. Yo vivo en Ciudad Guayana, aquí estoy con mi familia y aquí hago mi vida pública. Además, la gente no se pone a pensar en cuánto cuesta una presidencia. Vender una presidencia es como vender un país: ¿Cuánto cuesta, 5 mil, 10 mil, 100 mil millones de dólares en un país petrolero? Entonces, esa es una de las estupideces monumentales y sonoras que han intentado tratar de meterle a la gente.

– ¿Es cierto que si usted va a dar un discurso en los portones de las empresas, lo sacan a pedradas?
– Yo tengo tiempo que no voy a ningún portón, porque no estoy activo en ninguna de las empresas. Con la campaña tampoco he ido…

– ¿Hay algún temor?
– No, no. Ninguno. Sencillamente, en medio de esta situación política tan violenta como está, prefiero que los compañeros hagan su actividad. Ayer (domingo) los candidatos del PSUV hicieron un acto en Venalum y los sacaron, de manera que hoy en día doy gracias porque los trabajadores abrieron los ojos.

– ¿Reconstruir el país depende de la salida de Chávez?
– Si. Venezuela requiere de otro Gobierno. Este país no tiene destino con Chávez: su destino es comunista, es totalitarista y militarista, de manera que este domingo nos jugamos no sólo la posibilidad de mejoras en la calidad de vida o el legislar para todo el pueblo, sino que nos jugamos dos proyectos políticos: uno militarista y cubano, y uno de libertad, democracia.

Perfil

– Andrés Manuel Velásquez

– Formado en el área de Electricidad en las escuelas técnicas de Puerto La Cruz, Cumaná y San Félix.

– Su acercamiento al mundo sindical comenzó en la planta de cemento Vencemos.

– Primer gobernador del estado Bolívar electo por votación popular.

– Candidato a la Presidencia en las elecciones de 1993.

– Diputado de la AN por el estado Anzoátegui, para el período 2000-2005.

Fecha de nacimiento: 10 de noviembre de 1953.

Religión: católico.

Estado civil: casado, ocho hijos.

Una película: tengo muchas favoritas, te podría decir del género de acción. Una de ahorita: “Resident Evil”, la número IV, y las de Terminator. Me encantan.

Un libro: los de materia social, particularmente. No tengo un título de cabecera, pero todos los de tema social, novelas y economía.

Correo del Caroni

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: